Lun. Oct 3rd, 2022

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

Endesa, a través de su filial de redes, e-distribución, ha presentado proyectos por importe de 412 millones de euros dentro de la iniciativa de digitalización de las redes incluida en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR).

Según informó Endesa este lunes, esta inversión, cofinanciada al 50% por la Unión Europea a través de los Fondos Next Generation, «permitirá dar un nuevo impulso al proceso de transformación de las redes de distribución, que van a desempeñar un papel protagonista como facilitadoras de la transición energética».

El «imparable» proceso de electrificación de la economía exige el desarrollo de la red de distribución aumentando su capacidad, resiliencia, y eficiencia y para eso es indispensable avanzar en su digitalización. E-distribución «lleva años apostando por el desarrollo de nuevos proyectos y la incorporación de las últimas tecnologías para digitalizar la red, y la convocatoria del Plan de Recuperación permite acelerar este despliegue en los planes de inversión de los años 2021 a 2023», subrayó la eléctrica.

La compañía ya ejecutó en 2021 inversiones en proyectos de digitalización elegibles para ser cofinanciados por la UE por valor de 62 millones de euros, una partida que ascenderá a 116 millones de euros en 2022 y a 234 millones en 2023. En total 412 millones de euros que serán financiados al 50% por los Fondos Next Generation de la Unión Europea.

Los principales proyectos de digitalización presentados para el periodo entre los años 2021 y 2023 se centran en la «implantación de nuevas tecnologías para el desarrollo de las ‘Smart Grids’, las redes inteligentes, que incluyen el despliegue de dispositivos de modelado 3D, realidad virtual y aumentada de la infraestructura de la red a través del mapeo aéreo y terrestre».

Endesa está inmersa en la creación de un gemelo digital de la red de distribución, una réplica exacta de la red eléctrica introducida en el ordenador con la que poder realizar «simulaciones en todas las condiciones posibles, controlar en tiempo real el funcionamiento de los distintos componentes, realizar un mantenimiento preventivo e interactuar con el personal de campo de forma más eficiente».

Las líneas de actuación incluyen la digitalización en la red de baja tensión, mediante la incorporación de modernos cuadros de control, la instalación de sensores y el telecontrol de la red, proyectos que se suman al desarrollo de sistemas digitales destinados a «mejorar la atención a los clientes, ampliar la información que reciben y facilitar la comunicación entre la empresa y el cliente».

Asimismo, parte de las inversiones se destinarán además a la sensorización de los centros de distribución mediante la instalación de equipos en transformadores de media y baja tensión, con el objeto de «evitar sobrecargas y prevenir incidencias».

La automatización y telecontrol de la red, a través de la instalación de telemandos en la red de media tensión para limitar el tiempo de interrupción de suministro y el número de clientes afectados por posibles incidencias en la red, son otras de las inversiones previstas en el trienio.

La eléctrica explicó que «la evolución de las redes eléctricas de un modelo unidireccional de flujos de energía desde las grandes plantas de generación hacia el cliente hacia un modelo bidireccional, con muchos más centros de generación y más distribuidos, supone retos muy importantes en la planificación del desarrollo de las redes y en la gestión de la energía».

Endesa afirmó que, en este nuevo escenario donde cada vez más plantas renovables van a conectarse al sistema a través de la red de distribución, muchas de ellas formadas por instalaciones de autoconsumo, «van a cambiar los patrones de consumo debido a la electrificación de la economía», que supone la sustitución de los combustibles fósiles por electricidad en todos los sectores de actividad, empezando por los sistemas de climatización y calefacción y el despliegue «masivo» del coche eléctrico.