Mié. May 29th, 2024

MADRID, 14 (SERVIMEDIA)

Naturgy y la empresa australiana Wildfire Energy han alcanzado un acuerdo para investigar y desarrollar una novedosa tecnología de gasificación, denominada MIHG (‘Moving Injection Horizontal Gasification’, en inglés), que permite obtener hidrógeno verde de alta calidad, con emisiones netas de carbono negativas, a partir del tratamiento de una amplia gama de residuos secos urbanos y agrícolas.

Según informó Naturgy este jueves, con esta colaboración, Wildfire operará una planta piloto en Brisbane (Australia) para la producción de hidrógeno para su uso en cualquier aplicación, incluida la movilidad. Por su parte, Naturgy aprovechará su experiencia en proyectos de gases renovables para validar el proceso y asegurar su escalabilidad a nivel industrial, con el objetivo de estudiar su implementación en España y en Europa.

Para el director de Innovación de Naturgy, Jesús Chapado, «percibimos la innovación como la herramienta que nos permite alcanzar soluciones energéticas limpias para el futuro. Esta colaboración es una muestra del compromiso de Naturgy con los gases renovables, en cuyo desarrollo la compañía quiere jugar un papel clave».

El director general y director ejecutivo de Wildfire, Greg Perkins, señaló que está deseando «demostrar nuestra tecnología de conversión de residuos en hidrógeno a través de operaciones piloto adicionales y completar un estudio conceptual para un primer proyecto en España».

Naturgy tiene como objetivo jugar un papel clave en el desarrollo de los gases renovables, tanto en la producción y distribución de biometano en España en el corto plazo, como en el desarrollo del hidrógeno como vector energético que tendrá un impacto significativo en el mix energético a medio plazo.

Quizás también te interese:  El Banco de España insiste en que la banca use sus beneficios del corto plazo para "aumentar" su resistencia

La compañía tiene más de 60 proyectos de gas renovable en España en distintas fases de desarrollo. Cuenta con dos plantas de producción propias de biometano ya en operación: una situada en la EDAR de Bens (A Coruña) y otra ubicada en Cerdanyola del Vallès (Barcelona), que fue la primera en España en inyectar a la red gas renovable procedente de vertedero. En los próximos meses está previsto que entre en operación una tercera en Vila-Sana (Lleida) y ya ha iniciado la tramitación de otras dos que se construirán en Torrefarrera (Lleida) y Utiel (Valencia).