Lun. Nov 28th, 2022

MADRID, 04 (SERVIMEDIA)

Un reciente estudio realizado por investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) sobre la relación del nivel de alfabetización digital con una perspectiva de género muestra que tres de cada diez jóvenes (el 30% de los encuestados) aseguran que no sabe gestionar su privacidad en entornos digitales.

Los autores señalaron que una parte muy importante de la juventud se considera nativa digital, una definición que no implica tener habilidades digitales. Es más, más del 30% presenta diversas disfunciones tanto competenciales técnicas como informacionales en aspectos como la configuración de servicios digitales y herramientas para aumentar la privacidad y el anonimato en línea o en el manejo de plataformas de gestión de contenidos en entornos multimedia.

«En el actual ecosistema digital, sin un trabajo conjunto entre educadores y jóvenes, las únicas competencias adquiridas serán las imprescindibles para consumir y producir en las plataformas digitales. Por tanto, existe la necesidad de abrir espacios educativos en los que podamos acompañarlos para fomentar esa crítica del entorno digital y desmitificar la idea de que son nativos digitales y que por sí mismos aprenderán lo que haga falta», advirtió Pedro Fernández de Castro, investigador del doctorado de Humanidades y Comunicación de la UOC y uno de los autores principales de este proyecto.

Los autores del trabajo, Fernández de Castro junto con Elisenda Estanyol, Mireia Montaña, Daniel Aranda y Leila Mohammadi, encuestaron a más de 600 jóvenes de ambos géneros de entre dieciséis y dieciocho años sobre sus propias competencias y conocimientos críticos del entorno digital.

En la encuesta se contemplan diversas capacidades, como son competencias técnicas (referidas al manejo de dispositivos y habilidades mínimas para acceder al entorno digital) y competencias informacionales (relativas a la evaluación de los contenidos que se consumen y a la sociabilidad en línea). Todo ello, teniendo en cuenta diferentes aspectos que posibilitan una conciencia crítica del entorno digital, como son su impacto económico y sus conocimientos sobre legalidad, política, ecología, mercado laboral, entre otras cosas.

COMPETENCIAS

«En términos generales, en los ámbitos relativos a las competencias, tanto chicos como chicas se valoran de manera similar. Es más, mirado en detalle, en las competencias informacionales, como las habilidades sociales, los resultados son ligeramente favorables para las chicas», destacó Fernández de Castro. Sin embargo, en cuanto a los conocimientos críticos, los resultados señalan que los chicos se valoran más que las chicas, con notables diferencias.

Por ejemplo, un 71% de las jóvenes señalan que manejan bien los distintos perfiles de su identidad digital, frente al 66% de los jóvenes. Asimismo, solo el 25% de los encuestados manifestaron que saben hacer el mantenimiento de los dispositivos o saben repararlos, con importantes diferencias: un 32,6% de los chicos y un 18% de las chicas. Además, las chicas se autoperciben con un mayor nivel de competencias informacionales y sociales en el entorno digital que los chicos, mientras que los chicos consideran que tienen más conocimientos críticos que las chicas.

«Estos datos abren la reflexión sobre cómo histórica y culturalmente la tecnología, como concepto y construcción social, está íntimamente vinculada a la masculinidad y tiene un rol clave en las desigualdades de poder entre géneros y, por tanto, en la reproducción de la lógica patriarcal», recalcó Fernández de Castro.