Sáb. Jul 20th, 2024

– UDP denuncia que la banca «no cumple» su promesa de ayudar a los mayores en las gestiones

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/TotalesUDPbrechadigital

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

Fracasar en las gestiones por no poder evitar la tramitación a través de Internet o una máquina genera en casi dos de cada tres personas mayores sentimientos negativos (61,8%). Según indica el nuevo Barómetro de Mayores de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP) esos sentimientos van desde sentirse mal en general (22,8%), hasta enfadado (9,7%), inútil (9%) o impotente (8%), entre otros.

Así se puso de manifiesto durante la presentación en Servimedia del Barómetro de Mayores UDP, que ha sido elaborado con financiación procedente de la subvención del 0,7% del IRPF 2021 de Otros Fines de Interés Social, del Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030. Dicha convocatoria es posible gracias a la solidaridad de las personas contribuyentes que cada año marcan en su declaración de la renta la casilla de Actividades de Interés General consideradas de Interés Social, la ‘X Solidaria’.

El estudio muestra que alrededor de una cuarta parte de las personas mayores no usuarias no pudieron hacer alguna gestión por verse obligadas a tramitarla desde Internet o una máquina (22,8%). Dentro de los trámites que no pudieron ser completados con éxito destacan la obtención de información telefónica siguiendo instrucciones de una máquina (9,1%), las gestiones bancarias (7,6%) y las gestiones administrativas (6,2%). Por ello, más de la mitad de quienes experimentaron imposibilidad a la hora de realizar alguna gestión, piensa que mantener algún tipo de asistencia presencial facilitaría las gestiones (52,5%).

Quizás también te interese:  Vodafone desarrolla una tecnología satelital para localizar dispositivos y vehículos autónomos

«No podemos obligar a una persona de 90 años que aprenda Internet. La brecha digital está ahí, pero hay que poner todos los medios. Se une todo a la brecha digital, además de la falta de cajeros, por culpa de la banca. No es verdad que los mayores iban a ser una prioridad y no iban a tener que hacer cola y se les iba a ayudar personalmente en los cajeros. Esto no se cumple. Habrá que seguir luchando y peleando», protestó la presidenta de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP), Inmaculada Ruiz Martín durante la presentación de ‘Covid-19: el impacto emocional, el comportamiento privado y social de las personas mayores’.

NO NATIVOS DIGITALES

«Las personas mayores no somos nativos digitales, pero se nos exige lo mismo que a ellos», señaló José Ignacio Casas, del Grupo de Trabajo del Barómetro Mayores UDP . El experto recordó que las personas mayores antes gestionaban sus cuentas bancarias con la cartilla y que ahora es todo digital, lo que exige contratar un servicio de Internet, adquirir un móvil, saberlo manejar y descargarse la app de la entidad financiera que supone una «combinación de varios elementos y más gasto». «Hay que ayudar seriamente a las personas mayores a acceder al mundo digital porque no somos nativos digitales», reclamó.

No obstante, el barómetro muestra que «cada año que pasa» los mayores de 65 años usan más las nuevas tecnologías. De hecho, por primera vez, en 2022 la proporción de personas mayores no usuarias de Internet se redujo a un tercio (33,1%), los usuarios superaron los dos tercios (67%) y, dentro de estos, los habituales fueron ya más de la mitad (54,1%).

Quizás también te interese:  Los agentes sociales europeos podrían alcanzar en los próximos días un acuerdo sobre teletrabajo y desconexión digital

«Me enternece cómo la gente mayor está deseosa y es entusiasta de usar el móvil», pero diferenció entre usar el Whatsapp en entornos familiares y otros servicios virtuales de empresas, suministros y administraciones, algo que también es complejo «para el ciudadano medio» de edades más bajas.

«Un buen montón de webs a todos los niveles son muy deficitarias y si encima las nuevas tecnologías van evolucionando, para una persona mayor resulta una montaña cada vez más difícil de subir», comparó.