Lun. Oct 3rd, 2022

– En las próximas tres décadas se duplicará el número de personas dependientes

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

El Grupo Social Lares busca hacer de la atención centrada en las personas su razón de ser, y durante su XVI Congreso, que acaba de finalizar en Alicante, en colaboración con la Red Europea de Envejecimiento (EAN), han conseguido reunir a expertos y a trabajadores del sector bajo el lema ‘Los cuidados de larga duración: equipos y talento coMpasión’.

En su jornada inaugural contó con la presencia y participación de Mónica Oltra, vicepresidenta y consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana. En su discurso, resaltó que el Congreso de Lares «va de personas, de trabajadores y de usuarios; de calidad de vida, de buen trato, de afecto; en definitiva, de amor. Algo que conocen muy bien toda la red de centros Lares. Todas las buenas personas tenemos una deuda de gratitud con todas aquellas otras que siguieron trabajando durante la pandemia».

Para Oltra, «los centros asociados al Grupo Social Lares han sido todo un ejemplo en la atención durante la pandemia y lo seguirán siendo en el futuro. Esta trayectoria exitosa se traduce en la Comunidad Valenciana en el cuidado de más de dos mil personas dependientes, entre otros».

Por último, esbozó algunas de las líneas del ejecutivo autonómico en los próximos años: «Vamos a poner en marcha nuevos centros, más pequeños, más humanos; que sean lo más parecido posibles a un verdadero hogar para lo que destinaremos 279 millones de euros».

RADIOGRAFÍA DEL SECTOR

El ciclo de sesiones plenarias abordó la actual situación del sector de los cuidados de larga duración tanto en España como en el conjunto de la Unión Europea (UE). El XVI Congreso contó con la participación del presidente de la Red Mundial de Envejecimiento (GAN) y de la Red Europea de Envejecimiento (EAN), Jiří Horecký, que compartió con los asistentes una visión presente y futura sobre los recursos humanos del sector de los cuidados de larga duración.

Según Horecký, «como mínimo, en cuarenta años, no adoleceremos de una falta de profesionales para cuidar a los mayores; sin embargo, a la larga, la demanda se mantendrá elevada y si existe un riesgo por saber quién prestará estos servicios». En la actualidad, el sector de los servicios sociales da empleo a más de once millones de trabajadores en toda la UE, lo que representa el 5% de toda la fuerza laboral europea. «Y es un sector que está en crecimiento que se ha notado, especialmente, en los últimos seis años, pese al clima de crisis económica que se vivía en Europa».

Sin embargo, hay otros indicadores que deben ser tenidos en cuenta para hacer una ajustada radiografía del sector. Los salarios de los profesionales que trabajan en los hospitales siguen siendo muy superiores a aquellos que dedican su actividad a los cuidados. «En Reino Unido o República Checa esa diferencia se sitúa alrededor del 20-30%. Sin olvidar que, según datos de 2017, muchos de los empleos del sector de los cuidados de larga duración se remuneraban por debajo del salario mínimo», explicó Horecký.

La edad es otro de los grandes retos a los que se enfrenta los recursos humanos de este sector. «El 34,6% de estos trabajadores tienen entre 50-64 años mientras que, en el resto de la economía, este colectivo representa solo el 29,6%. A corto plazo, ante la jubilación de estos profesionales se plantea un problema en el relevo de éstos. Una de las soluciones puede estar en la contratación de personas migrantes», afirmó Horecky.

Por último, el presidente de la EAN esgrimió una serie de argumentos para consolidar los activos humanos en el sector, que están siendo objeto de discusión en las instituciones europeas. Por ejemplo: «hacer que el sector sea más atractivo, lograr una homologación de títulos sencilla y efectiva, posibilidad de incorporar horarios reducidos y/o medias jornadas, simplificar la burocracia, la puesta en marcha de planes de desarrollo profesionales, un aumento de los salarios o el cuidado de la salud mental de los trabajadores, entre otros».

FONDOS NEXT GENERATION

Una vez analizado el sector desde un punto de vista de su capital humano, es necesario, también, valorar qué opciones de financiación existen en la actualidad para poder hacer frente a muchos de los retos anteriormente explicados. Para ello, el XVI Congreso contó con la participación de Thomas Bignal, jefe de Política de la Asociación Europea de Proveedores de Servicios para Personas con Discapacidad (Easpd), que habló a los asistentes sobre El destino de los fondos Next Generation en Europa. Desde hace cuatro años, la UE firmó lo que se denominó el Pilar Europeo de Derechos Sociales. Una especie de brújula que indica cuál debe ser el rumbo en el desarrollo de los sistemas de protección social en la UE.

«Los fondos de la UE quieren apoyar la construcción de viviendas sociales, de viviendas tuteladas para las personas mayores; estos fondos no están disponibles para un aumento en el número de camas en instituciones, por ejemplo. Pero sí para la mejora de los servicios: más personal para una atención más individualizada, obras que mejoren el rendimiento y la eficiencia energética, etc.», comentó Bignal.

Por último, animó a los presentes a utilizar la Ventanilla Única, de reciente creación, que aglutina a dieciséis asociaciones de cinco países de la UE y cuyo objetivo es acompañar a las entidades en todo el proceso para solicitar una de las ayudas con las que cuenta la UE para todos los proyectos relacionados con el sector de los cuidados.

CUIDAR DESDE LOS TERRITORIOS

El XVI Congreso también ha permitido conocer cómo afrontan las comunidades autónomas el reto que supone una transformación integral del actual sistema del cuidado. Isabel Franco, vicepresidenta y consejera de Mujer, Igualdad, Lgtbi, Familias y Política Social de la Región de Murcia, comentó que el Tercer Sector «debía introducir cambios para adaptarse a la realidad que ya solicitaban los usuarios. La pandemia puso de manifiesto que este cambio es ya inaplazable».

«Por eso, en Murcia hemos avanzado en tres ámbitos. El primero de ellos, la información. La covid-19 puso de manifiesto la disparidad de información que recibimos de los usuarios de los centros y de la ayuda a domicilia, que llega sin ningún tipo de filtro e hizo muy difícil una actuación coordinada ante un escenario heterogéneo y muy improvisado. Ahora, contamos con una plataforma para aglutinar toda esta información que ha permitido humanizar al usuario, dejando de ser una cifra. En segundo lugar, el trabajo en el entorno».

«Queremos que los estudiantes de Medicina y Enfermería sepan y conozcan que existe una alternativa al área hospitalaria. Además de luchar contra la soledad no deseada, tanto en el domicilio del mayor como en los centros. Por último, el presupuesto. Hemos acordado una subida del 13,3% en los gastos que destinamos a sufragar el coste de estos servicios. Además, se han comprometido cuatro millones de euros para afianzar el cambio de modelo», añadió.

Carmen Maeztu, consejera de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra, durante su intervención, hizo referencia a la reforma legislativa impulsada por el Gobierno Foral que ha permitido «la creación de un nuevo marco, formas de trabajo alternativas o una configuración más diversa del espacio, entre otros. La forma de atender a las personas ya ha cambiado. En la actualidad, es obligatorio conocer la biografía de los usuarios, apoyar la toma de decisiones y que el mayor siga manteniendo el control de su vida. Hemos limitado la construcción de nuevas residencias a un máximo de 130 plazas, 70 en el caso de que sean destinadas para personas con discapacidad».

«Además», añadió, «animamos a estos centros a que presten otros servicios al resto de la comunidad, siendo un dinamizador del entorno rural. El ejecutivo autonómico ha destinado siete millones de euros para que los centros puedan acometer obras para que el nuevo modelo sea una realidad como, por ejemplo, adaptar las habitaciones para que sean de uso individual».

Francesc Xavier Uceda i Maza, secretario autonómico de Planificación y Organización del Sistema, Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana, defendió los cambios normativos que se han puesto en marcha en los últimos años y que han incidido en «los derechos subjetivos de las personas, el ciclo vital y la perspectiva de comunidad. El modelo de atención a las personas tiene que pasar por potenciar la atención primaria básica».

«Por eso, hemos pasado de trescientos a tres mil profesionales. Pero hay más aspectos sobre los que incidir para logar el ansiado cambio de modelo. Algunos son: la estabilización y ampliación de la atención domiciliaria, la redefinición de los centros de envejecimiento activo, el rediseño de las actuales residencias, la posibilidad de instalar habitación preparadas para la hospitalización en l domicilio en los centros residenciales, el reconocimiento al trabajo de los profesionales dedicados al cuidado, la homologación de los salarios públicos-privados o la supervisión y el control. En este punto, hemos pasado de seis a cuarenta inspectores. Tan solo el 10% de las inspecciones llevan acarreadas expedientes sancionadores. Las cosas se están haciendo bien».

RETENER EL TALENTO

El XVI Congreso también acogió una conferencia de José María Gasalla, presidente de Desarrollo Organizacional, bajo el título: ‘Prácticas innovadoras en la fidelización del talento’. En su charla, manifestó que «la confianza ciega no es confianza sino estupidez. Siempre que se confía, se necesita un mínimo de control. Es muy difícil vivir con alguien en quien no confías. Sin embargo, sí trabajamos con personas de las que aún no sabemos si podremos confiar o no en ellas. En estos casos, siempre tenemos que anteponer su valía profesional por encima de todo».

Además, Gasalla insistió en la importancia «de fidelizar el talento para lo que es necesario generar un espacio de confianza. El talento siempre es muy exigente».

El XVI Congreso Internacional Lares – EAN ha finalizado con la clausura y lectura de conclusiones en una mesa redonda formada por Juan Ignacio Vela Caudevilla, presidente nacional del Grupo Social Lares; Julia Rico, presidenta de Lares Comunidad Valenciana; y Ángel Luna, Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana.