Lun. May 16th, 2022

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

La dirección general de Salud Pública del Servicio Canario de la Salud pidió este miércoles ayuda a la población de La Palma para que notifique a un correo del Gobierno de Canarias la posible aparición del mosquito ‘Aedes Aegypti’, que transmite el dengue y el Zika, tras la detección puntual de dos larvas en la isla.

Dentro del protocolo de Vigilancia Entomológica de Canarias, ya se han instalado 112 trampas en diferentes puntos estratégicos de La Palma con el objeto de detectar y erradicar posibles ejemplares de este insecto, en el caso de que los hubiese.

Además, se ha formado a los sanitarios de la isla para detectar posibles reacciones a picaduras y se ha habilitado la cuenta de correo vectores.scs@gobiernodecanarias.org para que cualquier ciudadano notifique la sospechas de presencia de mosquitos o de picaduras.

Aunque la secuenciación de las larvas confirmó la ausencia de virus portador de enfermedades transmisibles, se mantiene el protocolo de detección y vigilancia.

El objetivo del Sistema de Vigilancia Entomológica de Canarias, que se desarrolla en colaboración con el Instituto de Enfermedades Tropicales, es detectar precozmente ejemplares adultos, huevos o larvas de mosquitos invasores. Para ello se han instalado dos tipos de trampas en la isla: las ovitrampas y las BG Sentinel cuyas funciones son atrapar los huevos, las larvas y las pupas que pueda contener, así como los mosquitos adultos.

PICADURAS

El ‘Aedes Aegypti’ se caracteriza por tener un vuelo corto y bajo, por lo que su picadura se produce sobre todo en las extremidades inferiores. A diferencia del mosquito común, esta especie pica de día, más concretamente al amanecer y al atardecer y dependiendo de la postura de la persona pueden producirse picaduras en la cara, brazos y piernas.

Este insecto se traslada con los seres humanos y sus enseres y mercancías a través de coches, equipajes, plantas…y es habitual que habite cerca de los humanos: dentro de casa, jardines o garajes, ya que así se asegura el alimento (néctares de plantas y materia orgánica).

Las hembras, además, necesitan imperiosamente de la sangre para la puesta de sus huevos, por lo que buscan habitar espacios donde haya personas.