Lun. Oct 3rd, 2022

– Le sorprende que se ponga el acento en la autonomía energética y se orille la tecnológica

MADRID, 18 (SERVIMEDIA)

Telefónica mostró su «sorpresa» porque en el último Debate sobre el estado de la Unión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pasó de soslayo sobre los desafíos de la digitalización para la UE, sin referencias a las necesidades de la industria ni a los cambios regulatorios que demanda el sector.

La multinacional española publicó en su blog un artículo titulado ‘¿Y lo digital? El gran ausente en el discurso sobre el estado de la Unión’, firmado por Paloma Villa, gerente de Políticas Públicas de la ‘teleco’.

La tecnológica indicó que comparte con la presidenta del Ejecutivo comunitario la necesidad de mejorar las habilidades digitales de los europeos con su propuesta para designar 2023 como el ‘Año de las habilidades’.

«Sin embargo, sorprende que en su discurso no haya referencias explícitas a la política industrial en el marco de la transformación digital», señaló la directiva de Telefónica. «En estos momentos, no podemos guiarnos únicamente por políticas ‘ad hoc’ que pierden interés de un año a otro. La Unión Europea necesita mantener el enfoque de horizontes amplios, con la visión innovadora y anticipatoria que le caracteriza».

A su juicio, el impulso de la productividad y la competitividad europeas «requiere estrategias a largo plazo y un marco político» que incorpore la dimensión tecnológica y digital para transformar las economías.

«Esto se traduce en un avance en la construcción del mercado único europeo, en el apoyo al desarrollo de servicios e infraestructuras digitales europeos, así como en la revisión de los marcos normativos y de su aplicación para permitir estructuras de mercado eficientes en sectores clave, como el de telecomunicaciones», defendió Paloma Villa.

AUTONOMÍA DIGITAL

A Telefónica le «sorprende también» que «las únicas referencias a la autonomía estratégica estén asociadas solamente a la energía, obviando el capítulo digital y su estratégica relevancia también en este contexto particular».

Por eso se debe «asegurar el suministro y garantizar la competitividad global», «pero no podemos olvidar que el debate sobre la autonomía estrategia de la Unión Europea inicialmente cobró gran relevancia en el ámbito digital a raíz de las consecuencias económicas y sociales de la covid».

Telefónica celebró como una «muy buena noticia» que Von der Leyen remitiera una carta al Parlamento Europeo anunciando su intención de analizar las oportunidades y riesgos de los «mundos virtuales», toda vez que los procesos institucionales «deben acortar los tiempos para acompasarse con los de la innovación tecnológica y las soluciones digitales».

«La Unión Europea no se puede permitir llegar tarde a esta nueva era y a los cambios que la evolución de Internet va a suponer tanto en las infraestructuras como en el tejido empresarial», afirmó la responsable de Políticas Públicas de Telefónica.

A modo de conclusión, Villa resaltó que «siendo cierto que las tensiones geopolíticas actuales están poniendo de relieve la urgencia de la independencia energética, esta situación no debería suponer un freno para la transición digital y verde».

«Por el contrario, la digitalización es la palanca que puede acelerar la transición energética europea. Sin digitalización no hay transición energética. El desarrollo de infraestructuras y servicios digitales es la base para conseguirlo y para alcanzar la tan deseada autonomía estratégica europea», concluyó.