Lun. Jul 4th, 2022

– El Gobierno pide que la tecnología vaya acompañada de formación y «colaboración público-privada»

– Los gestores administrativos reclaman que los trámites se puedan hacer de forma «eficiente, ágil y rápida»

VÍDEO: los clientes de Servimedia disponen de imágenes y sonido de estas declaraciones en el enlace https://servimedia.tv/TotalesDigitalizarAdministracion

MADRID, 09 (SERVIMEDIA)

El director general de Digitalización e Inteligencia Artificial del Ministerio de Economía, Salvador Estevan, defiende el plan de digitalización del Gobierno, señalando que han dedicado un 30% de los fondos europeos a esta cuestión, mientras que el presidente del Consejo de Gestores Administrativos, Fernando Santiago y el promotor de la campaña ‘Soy mayor, pero no idiota’, Carlos San Juan, criticaron que la Administración «no tiene en cuenta al ciudadano»

Es una de las principales conclusiones extraídas del diálogo ‘Digitalizar la Administración ¿sólo cuestión de Tecnología?’, organizado por Servimedia junto al Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos en una nueva edición de los Encuentros gA.

Un acto que fue presentado y moderado por el director general de Servimedia, José Manuel González Huesa, y que contó con la participación del director general de Digitalización e Inteligencia Artificial del Ministerio de Economía, Salvador Estevan; el secretario general de Red.es, David Francisco Blanco; el presidente del Consejo de Gestores Administrativos, Fernando Santiago; el responsable de CSIF en el Ministerio de Hacienda, Rafael Monzu y el promotor de la campaña ‘Soy mayor, pero no idiota’, Carlos San Juan.

Estevan indicó que la tecnología no es «suficiente» para lograr el objetivo de lograr una «economía más digital y justa» y debe ir acompañada de la formación en «competencias digitales», de la corriente de «humanismo tecnológico» que viene de Europa y de la colaboración público-privada.

En la misma línea, Blanco apuntó que la tecnología es un elemento «nuclear» de la transformación digital, pero se trata de una condición «necesaria pero no suficiente». Para el secretario general de Red.es «no basta el qué, sino que tenemos que saber para qué utilizar la tecnología» y, para ello, se debe contar con un marco jurídico «que dé seguridad, claridad y sencillez al ciudadano y acoja una serie de principios de neutralidad tecnológica, accesibilidad y personalización del servicio», así como «capacitación» entre los empleados públicos.

Asimismo, Estevan afirmó que en el Ejecutivo tienen en cuenta a todas las «partes interesadas» y destacó que, con el lanzamiento del Plan Nacional de Digitalización de Administraciones Públicas «hay ejes destinados al ámbito territorial, a sectores concretos y un eje horizontal», centrado en la «atención, la presentación y el acceso a la información». «Tenemos que presentar la información hacia fuera, no como la trabajamos, sino para que se pueda entender», añadió.

«PROACTIVOS»

El director general de Digitalización e Inteligencia Artificial subrayó la necesidad de ser «proactivos» para presentar la información «antes de que se necesite» y aseveró el esfuerzo del Gobierno en «facilitar la identificación de cara al ciudadano». «La Administración tiene una particularidad y es que, mientras el sector privado puede centrarse en nichos concretos, nosotros tenemos que dar el servicio a todos y no dejar a nadie a atrás», explicó.

Por el contrario, Carlos San Juan indicó que, según su perspectiva, la Administración «tiene un gen de burocratización» presente en sus páginas webs y aplicaciones haciéndolas «poco amigables». «Me da la impresión de que nos tienen como clientes obligados, muy distinto a lo que haría una entidad privada», continuó San Juan. «Aquí se ha pensado más en la cultura de la Administración y se ha contado poco con los clientes».

Asimismo, el promotor de la iniciativa ‘Soy mayor, pero no idiota’ destacó que, durante la pandemia, más que intentar anticiparse, la Administración ha tratado de «reaccionar», adaptándose circunstancialmente «para poder trabajar de manera telemática. «Tiene que cambiar la visión, el cliente no es cautivo, sino voluntario, es decir, que si no hacen aplicaciones o páginas adaptadas a todos van a aumentar la brecha digital», señaló.

Por su parte, Fernando Santiago señaló que «no se tiene en cuenta al ciudadano» y apuntó que, si se hace caso «a quien está fuera de la ventanilla», una norma «puede ser un éxito». «Estamos cansados de decir durante años que esta norma no va a funcionar», señaló en referencia a diversas legislaciones como la Ley Crea y Crece o la del registro del horario de trabajo. «Una cosa es hacer la ley y otra cosa es la práctica», indicó.

Con motivo de la aprobación reciente del Ministerio de Consumo de la norma que obliga a las empresas a atender a los clientes en menos de tres minutos, Carlos San Juan recalcó la necesidad de extender esto a la administración pública y señaló la imposibilidad de haber realizado la gestión de incorporar su carnet de conducir a su teléfono móvil debido a que nadie le atendía el teléfono.

En cambio, el presidente del Consejo de Gestores Administrativos llamó a no centrarse en ese discurso y exclamó que lo que se necesita es una Administración «que no dé patadas hacia delante con la cita previa», sino que ponga «gente especializada». «No es sólo que la llamada dure tres minutos sino que la gestión se resuelva eficazmente y no, como está ocurriendo cada vez más, por medio del silencio administrativo negativo», explicó.

Santiago llamó a centrarse en que los trámites se hagan «rápido, que es donde está la verdadera vergüenza del poder público y de la resolución de las administraciones públicas».

A esta cuestión, Blanco rechazó el panorama «apocalíptico» que dibujaron los otros miembros del debate y, aunque reconoció que hay «elementos mejorables», señaló que existe un «buen punto de partida». En cambio, Carlos San Juan rechazó ese juicio y aseguró que ve el futuro con «mucho optimismo», mientras que Santiago indicó que ellos realizan un «análisis objetivo» de la situación.

Por otro lado, Santiago resaltó la necesidad de la colaboración público-privada para que las empresas puedan atender al que no quiera realizar los trámites de tal manera que la Administración pueda absorber a quienes sí quieran hacerlo «de manera directa». «Hay ocasiones que es mejor que uno lleve a 1.000 a que 1.000 lleven a uno», señaló.

Para el presidente del Consejo de Gestores Administrativos, la gestión de los trámites de los refugiados ucranianos ha sido posible porque la Administración ha sido «empática». «Ha sido posible porque ha salvado ese escollo, en ocasiones la Administración no es nada empática», apuntó.