Lun. Nov 28th, 2022

– Reclaman a Educación que obligue a las editoriales

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

Un total de 66.241 personas respaldan la petición en Change.org de Javier Hernández, padre de una niña ciega, para que todas las herramientas digitales y los contenidos que se utilizan en el sistema educativo sean accesibles a los estudiantes con discapacidad visual.

Según Hernández, la introducción de la tecnología en las aulas está provocando que muchos alumnos ciegos no puedan seguir las clases de forma autónoma y en igualdad con el resto de sus compañeros.

Por eso, exigió a la ministra de Educación, Pilar Alegría, que obligue a las editoriales a garantizar la accesibilidad de todas sus libros y aplicaciones, pues «de nada sirve hablar de inclusión educativa si ni siquiera las herramientas más básicas son accesibles», criticó.

Hernández detalló cómo «con las tabletas y ordenadores» los alumnos ahora «tienen que manejar libros digitales, aplicaciones, páginas web y contenidos que no se pueden leer con los lectores de pantalla diseñados para personas con discapacidad visual». «Las imágenes de los libros digitales tampoco están descritas», prosiguió, por lo que los niños con discapacidad visual se pierden esta información.

Recordó que «hasta hace unos años nuestros hijos estudiaban con sus libros en braille en paralelo al resto de sus compañeros, que lo hacían con los libros en tinta». «Ahora esto es misión imposible».

Hernández agregó que las plataformas digitales que utilizan los colegios para difundir sus comunicaciones y contenidos, «tanto las de empresas privadas como las públicas propuestas por las comunidades autónomas», tampoco son accesibles, de modo que su hija «no puede leer nada de la información que allí está colgada».

«La tecnología en muchas ocasiones ayuda a las personas con discapacidad, pero en este caso está privando a nuestros hijos con discapacidad visual de una inclusión educativa, de tener autonomía y de poder estudiar en los centros como el resto de sus compañeros», lamentó. A su juicio, «todo esto va en contra de lo que promueve la nueva ley de educación.

«Sabemos que técnicamente es factible hacer esos libros digitales accesibles, y las plataformas también», pues «muchas páginas web y aplicaciones ya lo son. Por eso, «no podemos consentir ni un contenido más en las aulas que no sea accesible para los alumnos con discapacidad visual». «Señora ministra, pido que obligue a las editoriales a que se cumpla la ley», concluyó Hernández.